Ideas fáciles y sencillas para cambiar tu cocina

¿Tu cocina precisa una remodelación pero tienes un presupuesto muy ceñido y no sabes por dónde comenzar? Para que el cambio te dé más beneficios y a la vez, más productividad necesitaras de una buena planificación inicial.
Todos los hogares disponen de una cocina, que a su vez es una de las zonas más concurridas de la vivienda. Por ello, si quieres llevar a cabo una reforma rápida, sencilla, fácil y económica, pero que incluya buenos resultados. Sigue leyendo.

La apariencia que proyecte tu cocina cambia dependiendo de su tonalidad en las paredes, el reparto y distribución de los complementos y del menaje, la vejez de la cocina en rasgos generales, la fontanería, etc… De manera que, empieza por lo simple, renueva la gama de tono de las paredes y el techo. Puede ser que por el desgaste, los colores se hayan ido o incluso existan manchas. Analiza un color/pintura que propague armonía y bienestar y que no se ensucie fácilmente (que sea lavable). Te aconsejamos que utilices tonalidades cálidas. Amarillo, naranjas o hasta un rojo (no muy intenso) son siempre una buena posibilidad, ya que dan a tu cocina y a los comensales estabilidad y equilibrio. Son gamas de color que no manchan y modifican su aspecto.

Apuesta por la iluminación de diseño: Hay veces que simplemente con modificar una lámpara, es suficiente para que la cocina luzca de otra manera, completamente nueva. Colocar una de lámpara de diseño nos puede favorecer para lograr esta finalidad. Si estamos en la circunstancia de que usamos lámparas muy anticuadas, atrévete a modificarlas y ubica unas con formas geométricas y que cuenten con bombillas LED.

Limpia, organiza y reestructura los muebles de la cocina: Los armarios son las composiciones por lo cual proporcionan carácter e identidad a la cocina. Pero, aparte de bonitos, tienen que ser prácticos. Varía la mezcla y la organización de los complementos y muebles movibles. El ojo humano se acostumbra con facilidad a los lugares que ve usualmente, de manera que si reorganizamos la mesa, los armarios y los complementos que tengas en la cocina, percibirás un cambio sorprendente, llegarás a visualizar que es otra.

Economizar tanto en agua como en el ahorro de energía.

Si puedes ampliar un poco tu presupuesto, cambiar los electrodomésticos por unos más eficientes, te harán tener un ahorro en la factura de los suministros. De igual forma que cambian nuestras costumbres y aparatos que utilizamos tanto para cocinar como para hacernos el día a día mas sencillo en la vivienda. Es asombroso la cosas que pueden llegar hacer las nuevas tecnologías ¡en ocasiones casi piensan por nosotros!

Hoy en día, está de moda las encimeras tipo islas (se sitúan en medio de la cocina). Son muy rentables y ventajosas ya que las puedes dar uso como mesa si le pones unas banquetas altas, y de igual manera como encimera para cocinar, es un centro de encuentro importante. A veces basta con modificar solo el color para que quede prácticamente irreconocible (en muebles y paredes). La diversidad de costes y componentes es extraordinario. No siempre es necesario hacer un gran gasto para que tu cocina parezca otra.

Cambia el fregadero y grifería: El espacio para el agua es uno de las áreas más evidentes y empleados de la cocina. Los diseños de última creación coordinan estética y operatividad. El grifo es uno de los elementos que con más asiduidad utilizamos con diferencia, no solo para fregar los platos o utensilios de cocina, del mismo modo para limpiar alimentos, llenar recipientes de agua y para la limpieza del resto del hogar.
Un grifo para tu cocina debe de ser de caño alto, en concreto si el fregadero es pequeño. Si quieres cambiar el fregadero pero respetando las medidas de su diámetro ten en cuenta que tenga siempre un buen fondo. Partiendo de esta base hay un sinfín de estilos de griferías entre los que tienes que escoger según tus gustos, teniendo siempre presente la disposición del funcionamiento,seguridad, y sobre todo, para economizar tanto en agua como en el ahorro de energía.

Escoge elementos decorativos y prácticos

Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. El aspecto de tu vajilla también lo define. Es evidente que con el roce, el desgaste y al lavar los platos se va difuminando el tono y aparecen trazas que antes no había. Hasta el complemento más básico puede tener una inclinación decorativa y, con una sola determinación, estarás incluyendo un elemento decorativo en tu casa a la vez que cubres una necesidad.

Como verás, puedes tener una cocina “nueva” e impecable con cambios objetivos.