Cocinas de gas & cocinas eléctricas cuestión de sabor. 

En los últimos años, el gas natural ha experimentado un importante desarrollo por su eficiencia y capacidad de ahorro. Además, si miramos la cocina, nos daremos cuenta de que la cocina es ahora más popular que nunca.

El caso es que el gas natural es un elemento fundamental para los grandes chefs de todo el mundo, porque el procesamiento del gas natural permite controlar mejor los alimentos, de modo que la temperatura, textura y tratamiento de la superficie puede alcanzar la precisión, eficiencia y detalle requeridos. Hoy en día, debido al gas natural, las estufas clásicas que vemos en las casas de abuelos y abuelas siguen siendo populares, mientras que otros competidores están muy por detrás del gas natural. La cocina de gas no solo es sinónimo de ahorro, sino también de la mejor calidad de nuestro guiso favorito. En las próximas líneas, explicaremos por qué.

Ventajas de la cocina de gas en comparación con la eléctrica.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que el coste de la propia cocina de inducción suele ser muy superior al de la cocina de gas. Además, las cocinas de gas natural no dependen de la electricidad, por lo que no solo son más económicas en el consumo, sino que también pueden garantizar su funcionamiento en caso de un hipotético fallo de abastecimiento.

Otro punto importante es que la vitrocerámica tradicional se suele ejecutar en determinados utensilios sin dejar ninguna otra olla de barro tradicional o elementos de acero inoxidable. Aunque este sea un detalle insignificante, es fundamental para los expertos en cocina, pero hay más cosas que les hacen elegir este tipo de cocina.

¿Cocina de gas o eléctrica, que consume más?

No hay duda de que el costo de consumo de las cocina de gas natural es menor. Al igual que las calderas de gas natural, este combustible no solo es más económico, sino que también proviene de energías limpias. Respecto a la cocina eléctrica, debemos tener en cuenta que su poder proviene íntegramente de la luz. Por lo tanto, solo necesitamos comparar las tarifas al final del mes para observar la gran diferencia entre ellas.

Desenlace sobre las cocinas de gas y las eléctricas

Factores como el control directo de la temperatura (debido al uso de la llama para controlar la superficie, no necesitamos esperar a que la superficie alcance el calor requerido) y la posibilidad de utilizar cualquier tipo de utensilios (acero inoxidable, arcilla, hierro). , etc.) son factores que determinan el uso de gas natural para muchas personas. A este fin, podemos añadir que son más baratos, y como el gas natural es barato, su consumo también es menor. Con este tipo de cocina podemos utilizar una de las fuentes de energía más baratas y los precios más estables de los últimos 15 años para controlar el proceso de elaboración de platos deliciosos. Ahora, podemos decidir qué opción es mejor para nuestra familia y nuestra economía.

¿Cómo podemos ahorrar energía en nuestra cocina?