La cocina es una parte de la casa muy concurrida. Se pasa mucho tiempo en ella y se realizan muchas actividades. Esto supone que gran parte del gasto energético del hogar venga de aquí. Además en la cocina se encuentran la mayoría de los grandes electrodomésticos del hogar, es decir, los que más consumen y debe estar perfectamente iluminada por lo que requerirá luces específicas para cada rincón de esta área. Por lo tanto querer buscar formas de ahorrar en la cocina, parece un sentimiento razonable.

Consejos para ahorrar energía en la cocina

Al instalarse las energías es decir al dar de alta el gas en el domicilio, al dar de alta el agua, y al dar de alta la luz, hay que pagar un coste y, posteriormente, hay que abonar la tarifa de estos tres servicios para tener luz, gas y agua en el hogar. La cocina es uno de los lugares en los que más gastos de estas tres energías se producen, y por ello se debe considerar que el ahorro debe estar presente en este lugar de la casa.

A continuación se enumeran algunos consejos que pueden ayudar a los habitantes de un hogar a ahorrar energía en la cocina:

Actualizar los electrodomésticos: los electrodomésticos antiguos consumen mucha más electricidad que sus equivalentes modernos, por eso aunque comprar nuevos electrodomésticos es una inversión importante, supondrá un ahorro a largo plazo.
No abrir la puerta del horno: Abrir la puerta del horno en funcionamiento supone una pérdida de energía automática, es importante evitar hacerlo a no ser que sea estrictamente necesario.
Temperatura del frigorífico: Ajustar la temperatura del frigorífico, para que no esté más frío de lo necesario, puede ayudar a ahorrar y no se debe mantener la puerta abierta más tiempo de lo imprescindible.
Desenchufa los aparatos eléctricos: Los pequeños electrodomésticos solo deberían estar enchufados cuando estén en uso y no de forma perpetua.

Por otra parte buscar la compañía de luz más barata, comparar precios entre las compañías de luz que operan en España también ayuda a ahorrar al contratar una tarifa de energía. ¡Pero ojo al dato!, la compañía de luz más barata puede variar dependiendo de las necesidades del hogar y su localización geográfica.

Ahorrar dinero también cocinando

Además del ahorro de energía anteriormente mencionado, en la cocina se pueden recortar otros gastos. Por ejemplo reciclar envases de cristal para guardar comidas preparadas en casa, aprovechar al máximo todos los alimentos, por ejemplo con las pieles de verduras se puede preparar un exquisito consomé o transformar porciones de tartas en cake pops; son solo algunas de las ideas que pueden hacer ahorrar dinero con la compra y además disfrutar de manjares.

Para notar que el rendimiento energético está siendo optimizado, es adecuado por ejemplo trabajar o hacer los deberes en la mesa de la cocina, de forma que se gaste luz en una sola habitación de la casa en lugar de pasar horas con la luz encendida en dos o más habitáculos. Ahorrar energía o recursos es una decisión que los habitantes del hogar debe considerar según sean sus circunstancias, pero siempre merece la pena tenerlo en cuenta.